lunes, 11 de febrero de 2013

Cimática: los efectos del sonido sobre la materia

-->
Una de las investigaciones más importantes sobre los efectos de la vibración en la materia, y por lo tanto sobre el poder de curación del sonido,  provienen del Doctor en medicina y científico suizo Hans Jenny (1904 – 1972) a mediados del siglo XX.  Sus experimentos, a los que denominó cymatics (del griego “kyma”, que significa “onda”), demostraron cómo las distintas frecuencias afectan y transforman la materia.

El Dr. Jenny puso polvos finos, de arena y virutas de acero, sobre una placa de metal a la cual aplicó distintas frecuencias de sonido. Observó que según la frecuencia, las partículas se organizaban formando patrones determinados, formas geométricas, semejantes a mandalas. Si el sonido se detenía, el patrón colapsaba.
Cuando los sonidos son armónicos, los patrones son formas geométricas simétricas, muchos de los cuales coinciden con mandalas y formas sagradas presentes en distintas culturas. Ante sonidos estridentes, los patrones se deshacen y el caos aparece.

Antes que Jenny, en el siglo XVIII, Ernst Chladni (1756-1827), científico y músico alemán, considerado el fundador de la acústica, ya había experimentado con placas de metal, y de vidrio, cubiertas con arena fina. Al frotar con un arco de violín el borde de la placa, observó que la arena formaba patrones geométricos. Fue el primero en constatar que el sonido afecta la materia. Por eso a estos patrones se les conoce como “figuras sonoras de Chladni”.

Hoy en día se ha llegado a demostrar que para cada frecuencia de sonido existe una forma correspondiente, tal como se aprecia en el video de la entrada anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario