martes, 14 de febrero de 2017

DIAPASONES DE LOS PLANETAS


Junto a los diapasones Inner Sound, afinados 2 octavas por encima de la frecuencia de la Tierra y basados en la espiral de intervalos de quintas justas (ver post), hoy en día podemos encontrar otros muchos sistemas de diapasones de uso terapéutico, entre ellos: los diapasones de frecuencias Solfeggio, los de la escala pitagórica, los OTTO, los OM y los “planetarios” de Hans Cousto, sobre los que hablaremos en este post.


Hans Cousto, matemático y musicólogo suizo, creó en 1978 una serie de diapasones basándose en las frecuencias orbitales de los planetas. Aplicando la ley natural que llamó “La Octava Cósmica” transformó estas frecuencias orbitales en frecuencias audibles por el ser humano, es decir, entre un rango de 16 a 20.000 Hz.

Veamos algunos ejemplos:


La Tierra:

Nuestro planeta tarda 365,25636042 días en girar alrededor del Sol, lo que equivale a  = 31556925,54 segundos.

La frecuencia de la Tierra sería:
1/31556925,54 segundos =  0,000 000 03168 Hz

Esta frecuencia obviamente está fuera de nuestro rango audible. Aplicando el principio de la octava, Cousto la multiplico por 2 tantas veces como fuera necesario, hasta lograr una frecuencia audible por el hombre (entre 16 a 20.000 Hz):

32 octavas = 136,10 Hz  (cercano al Do sostenido, de la tonalidad afinada a LA = 440 Hz).


Mercurio:

Mercurio tarda 87,969 días en girar alrededor del Sol, lo que equivale a 
7600522 segundos.

La frecuencia orbital de Mercurio es:
1/7600522 segundos =  0,000 000 03116 Hz

Aplicamos la Octava cósmica:
(0,000 000 03116 Hz x 2) 2^29 = 141,27 Hz  

Es decir, la frecuencia 141,27 Hz está 30 octavas por encima de la frecuencia orbital del planeta Mercurio.


Frecuencias de los diapasones planetarios de Hans Cousto:


La frecuencia media del cuerpo humano sano durante el día es de 62 a 68 MHz (megahercios). Sabemos que cada órgano de nuestro cuerpo también tiene una frecuencia de vibración propia, que varía según esté sano o en desequilibrio. Uno de los principios básicos de la terapia de sonido es el de la resonancia simpática. ¿Cómo resonarán nuestros órganos con las frecuencias vibratorias de los planetas de Cousto? ¿Podríamos aplicar a las frecuencias de nuestros órganos la ley natural de la Octava Cósmica y hacerlas audibles por el oído humano? Esto es quizás materia de otro post.

domingo, 28 de agosto de 2016

CÓMO NOS AFECTAN LAS DISTINTAS VIBRACIONES


“Nada está inmóvil, todo se mueve, todo vibra”


La ciencia actual ya ha confirmado este Tercer Principio del Universo, escrito en el Antiguo Egipto  y recogido posteriormente (en el s. XIX) en el Kybalión.

Todo se encuentra en continuo movimiento, en continua vibración y transformación, incluido nuestro cuerpo.


Nuestro cuerpo está formado por órganos, conformados por tejidos, que a su vez están formados por células, compuestas de moléculas y átomos, siempre en continuo movimiento.

Pero no solo a nivel físico estamos en continua vibración. También lo estamos a nivel mental, emocional y espiritual. Cada uno de nuestros pensamientos, emociones o sentimientos tiene una frecuencia de vibración específica. Todo el universo es energía vibrando en diferentes frecuencias. Nuestros pensamientos y emociones también tienen una vibración, las plantas y los alimentos que comemos, los animales, los objetos… Nuestra vibración también afecta a otros organismos. Inclusive un pensamiento nuestro puede afectar los cristales de agua…



Cada enfermedad tiene una frecuencia de vibración

La frecuencia media del cuerpo humano sano durante el día está entre 62 a 68 MHz.

Recordemos: un hercio es la frecuencia de un suceso o fenómeno repetido una vez por segundo. Un megahercio equivale a un millón de hercios; por tanto es un ultrasonido, pues supera el rango de frecuencia audible para el oído humano, que es de 20 Hz a 25.000 Hz. 

Cada órgano del cuerpo humano tiene una frecuencia de vibración:


Cuando se reduce la frecuencia media del cuerpo (62 a 68 MHz), nuestro sistema inmunológico se afecta:

• a 58 MHz pueden aparecer síntomas de resfriado;
• a 42 MHz hay riesgo de cáncer;
• a 25 MHz se inicia el proceso de muerte del cuerpo humano.


 Un pensamiento negativo puede reducir la frecuencia media del cuerpo en 10 MHz. En cambio, un pensamiento positivo puede elevarla en 10 Mhz.

Los alimentos que ingerimos también pueden aumentar o disminuir la frecuencia media de nuestro cuerpo.

En el tratamiento de ciertas patologías del sistema músculo esquelético se ha comprobado que la aplicación de frecuencias entre 1 y 3 MHz tiene un efecto analgésico, regenerativo y antiinflamatorio.

Hoy ya nadie pone en duda que todo ser viviente, vegetal o animal, tiene un campo electromagnético. Tenemos corrientes eléctricas en el cuerpo que generan campos magnéticos y se extienden fuera del cuerpo. Cambios en estos campos energéticos pueden producir cambios físicos y de conducta.  

Ya existen dispositivos electrónicos para encontrar los puntos de acupuntura. También hay sofisticados monitores de frecuencias que no sólo miden el campo de energía de cada ser viviente, sino que también permiten comprobar cómo la aplicación de diferentes frecuencias afectan de forma positiva o negativa, con efectos significativos sobre la salud del organismo.

Todo esto hoy lo sabemos gracias a las investigaciones y descubrimientos que se han hecho en los últimos 200 años, y que respaldan las bases teóricas de muchas de las terapias actuales de sanación energéticas y vibracionales, entre ellas, por supuesto, el uso de frecuencias de sonido en la salud.

Dedicaremos los siguientes posts a explicar con mayor detalle los aportes de estos grandes científicos, entre ellos: Samuel Hahnemann, Nikola Tesla, Georges Lakhousky, Royal R. Rife, Harold S. Burr, Semión y Valentina Kirlian, Valerie V. Hunt, Robert O. Becker, Bruce Lipton, Bruce Tainio, Masaru Emoto…

Samuel Hahnemann
Nikola Tesla

Royal R. Rife
Semión y Valentina Kirlian
Harold S. Burr
Valerie V. Hunt



Bruce Tainio
Bruce Lipton
Masaru Emoto








jueves, 31 de marzo de 2016

ULTRASONIDO PARA COMBATIR EL ALZHEIMER

Científicos están aplicando un tipo especial de ultrasonido en el cerebro, consiguiendo avances importantes en la lucha contra el Alzheimer. Mira el link.

Ultrasonido para combatir el Alzheimer










domingo, 20 de marzo de 2016

EL SONIDO DEL UNIVERSO


“Dame una cuerda y te explicaré el universo”, proclamó Pitágoras: la vibración es función proporcional del segmento de cuerda… Música, matemáticas, geometría… Tu armonía interna responde a proporciones matemáticas, igual que el cosmos. Restablécela y la energía fluirá: conectarás con tu emoción y sonarás como un instrumento afinado..." explica Néstor Eidler, violista, director de orquesta y pedagogo musical.

Entrevista La Vanguardia/La Contra. "El universo suena y cada persona tiene un sonido".


LOS EFECTOS DE LA MÚSICA EN EL CEREBRO


El neurólogo ingles Oliver Sacks (fallecido el pasado agosto 2015) fue muy conocido por sus trabajos de divulgación de los misterios de la mente, entre ellos cómo la música afecta nuestro cerebro.
El vídeo nos muestra cómo su cerebro reacciona de forma distinta ante una pieza de Bach y otra de Beethoven. Un equipo de neurocientíficos de la Universidad de Columbia pretenden comprobar si el cerebro de Sacks “ama” tanto la música de Bach como él sostiene, es decir, si la actividad cerebral varía en función de las emociones que le producen uno u otro compositor. Los resultados de los escaners confirman sus emociones, incluso cuando no es consciente de cuál de los dos compositores está escuchando, su cerebro sí detecta cuál es el que le produce más emociones.


LA GLÁNDULA PINEAL Y LA TERAPIA DE SONIDO

“Existen varios métodos para revertir el proceso de deterioro de la Pineal tales como frecuencias de Sonido especiales las cuales contienen notas claves. Esto ayuda no sólo a abrirla, sino también a activarla para continuar el proceso de evolución de la consciencia de todos los seres del planeta, movimientos especiales, adecuado reposo, alimentación especial que ejercita la Pineal produciendo fotosíntesis glandular a través del sol, sistema que está siendo estudiado por la NASA en la actualidad.

Por esta razón, la Terapia de Sonido se coloca a la vanguardia de la medicina holística, como un método poderoso para equilibrar la energía humana activando los principales centros de comando desde el cerebro humano.



jueves, 10 de diciembre de 2015

Frecuencias Royal Raymond Rife Electrobolic Tonal

Royal Rife, inventor estadounidense, fue realmente quien empezó a usar ciertas frecuencias para combatir los patógenos responsables del cáncer y otras enfermedades en los años 30 y 40 del siglo pasado. Sus investigaciones e inventos fueron saboteados y ridiculizados hasta hace poco tiempo. Hoy pocos dudan ya del enorme poder de las terapias vibracionales, como es la del sonido.

Actualmente, por ejemplo, el Dr. Mitchell L.Gaynor es ampliamente conocido por sus tratamientos con cuencos tibetanos, cuencos de cuarzo, diapasones... en los processos curativos del cáncer.




El sonido del número Pi